Inicio
Cómo se puede impulsar la educación cívica desde temprana edad fue parte de la última versión de Coloquios Tópicos Actuales en Psicología PDF Imprimir E-mail

23130947 1492687280810097 7582433567512829652 nAd portas a una nueva elección presidencial, en la que se ya se proyecta una baja participación por parte de los jóvenes, Constance Flanagan, experta en involucramiento cívico juvenil y decana asociada de la Escuela de Ecología Humana de la Universidad de Wisconsin-Madison en Estados Unidos, visitó nuestra Escuela y presentó parte de su trabajo y de cómo han apostado por fomentar el interés en esta materia en niños y jóvenes.

A sólo un par de días de que se desarrolle una nueva elección presidencial, los altos niveles de abstención registrados en las últimas elecciones municipales, el que alcanzó un récord histórico (70 por ciento del padrón decidió no participar), son razones suficientes para inquietarse.

Un escenario complejo que podría enfrentarse motivando la educación cívica desde temprana edad, algo que precisamente abordó en su visita a Chile la psicóloga Constance Flanagan, experta en involucramiento cívico juvenil, y decana asociada de la Escuela de Ecología Humana de la Universidad de Wisconsin-Madison en Estados Unidos.

"Urban Youth Eco-Justice Action: Implications for Social Cohesion", fue la presentación realizada por la norteamericana como invitada a ‘Coloquios Tópicos Actuales en Psicología’, jornada desarrollada en el auditorio de nuestra Escuela en la que abordó parte del proyecto que desarrollaron en una escuela ubicada en Detroit, Michigan, y gracias al cual impulsaron actitudes cívicas en los jóvenes del lugar.


“Llamamos al proyecto ‘Environmental Commons’. No puedo tomar crédito por aplicar el proyecto en las escuelas, porque no es mi intervención. El rol que he tenido junto a mis colegas, es el de documentar lo que profesores y miembros de la comunidad ya estaban haciendo. Entonces son sus ideas”, partió afirmando la experta, quien explicó que el término escogido apunta a dos cosa. “Al hablar de Commons nos estamos refiriendo a algo que compartimos, enfocándonos en los recursos naturales, en las cosas que sostienen la vida, como el agua, la comida, la tierra. Las cosas básicas que se necesitan para vivir. Y, por otro lado, quisimos apuntar a que si los recursos naturales pertenecen a todos, todos tienen derecho a decidir en torno a ellos. No sólo el Gobierno, no solo las autoridades, todas las personas”.

En ese sentido, Flanagan destacó el rol que juegan estos aspectos; considerando fundamental el tener una conexión emocional y ganas de contribuir en una causa cuando se piensa estimular el interés cívico. Por eso, el proyecto enfocado en mejorar el ambiente natural de la escuela, ubicada en un área abandonada de Detroit, en un espacio descuidado y contaminado, fueron antecedentes importantes a la hora de involucrar a los estudiantes. “Es importante la manera en que mueves a la gente. Si quieres que se involucren, en este caso, lo primero era hacer la conexión entre naturaleza y salud. El ambiente natural importa porque nuestra salud depende de tener un área limpia en nuestro espacio urbano. No es sólo que te guste la naturaleza, es que la buena naturaleza hace humanos más saludables. Entonces, en lugares como Detroit, donde en áreas urbanas los niveles de asma son más altos y los niños tienden a tener más problemas de respiración debido a la calidad del aire, esto es importante”.

Asimismo, la académica explicó que los estudiantes debieron ser capaces de identificarse con el resto de la comunidad. “No pueden odiar el lugar de donde vienen. Tienen que decir yo quiero hacer algo por esta comunidad, porque es parte de mí. Eso significa que tienen que identificarse con algo más grande que ellos mismos y sus familias. Deben aprender que para cumplir sus metas deben trabajar con personas que quizá no sean de su agrado. Necesitan hablar con niños diferentes a ellos en pos de su meta”, demostrando así que el proyecto les enseñó a pensar de manera colectiva.

“Si vamos a participar no podemos asumir que otros harán el trabajo por mí. En este proyecto los estudiantes deben presentar sus trabajos de una manera pública. Entonces tienen que tratar de convencer a otros que esto es algo de lo que debemos preocuparnos. Entonces nosotros hemos adoptado la noción de interdependencia. Las personas deben entender que no pueden resolverse problemas comunitarios de manera personal. Necesitamos el uno del otro. Ése es el concepto de interdependencia. El individuo es miembro de una comunidad y depende de otras partes. Entonces, en esta noción de ecología, uno depende de otro”, dijo la psicóloga, recalcando que, bajo esta mirada, la similitud con el otro no es lo prioritario.

“Los grupos se forman con gente similar. Nos gusta pasar el tiempo con gente similar a nosotros, pero si piensas en una meta, en una meta grupal, el grupo tiene que ser formado por gente a la que le importe la meta. Más allá de si nos gusta o no el otro. Entonces, volviendo a lo del ‘environmental commons’, si nos importan los recursos naturales de la tierra, podemos ser diferentes, pero nuestra meta común debe ser lo que importa. Entonces la interdependencia se desarrolla cuando se requiere trabajar en conjunto con el otro para subsistir. No puedo arreglar los problemas medio-ambientales solo, necesito de los otros. Y, lo que nos importa, es más grande que nuestras diferencias”, afirmó a la hora de graficar la experiencia, que si bien se desarrolló a miles de kilómetros, constituye un buen ejemplo si se piensa en incentivar la participación ciudadana.

Puedes revisar el video de la presentación AQUÍ

 

2012 Pontificia Universidad Católica de Chile - Escuela de Psicología -  Teléfono: (56) (2) 354 5980
Campus San Joaquín - Avda.Vicuña Mackenna 4860, Macul, Santiago Mapa sitio web